SOLUCIONES SOFTWARE PARA LA ADMINISTRACIÓN Y CONTROL DE FÁBRICAS  

SOLUCIONES SOFTWARE PARA LA ADMINISTRACIÓN Y CONTROL DE FÁBRICAS

 COMPAÑÍA  |  INICIO  |  CONTACTO  |  NOTICIAS  |  CARRERAS  | ALIADOS  | MAPA DE SITIO  |  FRANÇAIS  |  ENGLISH

 
Software MAGNAL FA.CT.S para el Control de la Fábrica
Beneficios y Ahorro de Costos
Módulos Disponibles
Sistemas Respaldados
Preguntas y Respuestas
Servicio al Cliente
Programa de Colaboración Académica
Solicitar una Presentación
 
 

BENEFICIOS POTENCIALES Y AHORRO DE COSTOS DEL SOFTWARE MAGNAL FA.CT.S PARA EL CONTROL DE LA PRODUCCIÓN

 

La experiencia demuestra que la aplicación de sistemas computarizados a la fiscalización de la remuneración del trabajo a destajo y al control de la fabricación industrial permite alcanzar importantes beneficios y economías de costos. Esto se traduce en mejoras y ventajas tales como:

Economías en el cálculo del salario bruto:
El cálculo manual del salario bruto requiere habitualmente de un empleado a tiempo completo por cada 75 a 100 operarios. El tiempo requerido para entrar los vales y calcular el salario bruto se reduce a un tercio del tiempo necesario para hacerlo manualmente.

Economías en la impresión de boletos de paquete:
Muchas fábricas emplean a una persona que invierte de 4 a 8 horas diarias en imprimir los boletos y controlar las tarifas por cada estilo ( ya sea mediante algún sistema de impresión o formularios ya impresos). Al automatizar la impresión de boletos se disminuye significativamente el tiempo destinado a esta tarea.

Mejoras en la precisión de datos:
El Sistema MAGNAL FA.CT.S cuenta con una verificación que asegura que la cantidad empaquetada sea igual a la cortada, eliminando errores en las cantidades de paquetes y las posibilidades de sobre pago a los operadores.

Habilidad de cambiar tasas y cantidades por boleto con rapidez y exactitud:
Con el sistema manual de boletos, las modificaciones de tasas por pieza y/o por cantidades de boletos son difíciles y toman tiempo. El sistema MAGNAL FA.CT.S permite hacerlo fácilmente asegurando el pago exacto de estas.

Ahorro en el tiempo de marcar entrada y salida, lo mismo que en iniciar y terminar labores en la planta:
Todos conocemos las consabidas filas que se forman en el reloj de control de asistencia y el tiempo que se gasta en ir y venir a la sala de confección. Al utilizar la misma hoja de conteo del operador como hoja de tiempo, se gana entre 1% a 2% en tiempo de producción.

Reducción del Trabajo en Curso:
Con más información oportuna disponible, los gerentes de planta pueden reaccionar más rápidamente ante problemas de producción. La información sobre el inventario en proceso está sujeta a la disponibilidad oportuna de datos y a la capacidad de la gerencia a reaccionar de acuerdo a estos. Si se cuenta con la información de producción disponible en todo momento en que la dirección lo requiera es posible controlar los niveles de producción.

Aumento de la motivación del empleado:
Una ventaja importante de la captura de datos computarizada es la capacidad de mantener informado al operario sobre su rendimiento día tras día. Esto le permite al empleado conocer su rendimiento y le ayuda a mantenerlo a un alto nivel. Para los operarios que están capacitándose, esto constituye una excelente herramienta que les permite controlar diariamente su rendimiento. La experiencia indica que las fábricas mejoran su productividad cuando los empleados conocen esta información día a día.

Mejor planeamiento y utilización de la capacidad de la fábrica:
Para la mayoría de la industria del vestuario resulta difícil y caro llevar a cabo un planeamiento detallado, debido a la gran cantidad de datos que deben calcularse y a la necesidad de modificar frecuentemente los calendarios de producción. El implantar sistemas de cálculo computarizados permite a los ejecutivos de las plantas analizar rápidamente los calendarios de producción y determinar dónde pueden producirse embotellamientos u otros problemas. El mejoramiento del planeamiento permite reducir entre un 4% y un 8% los costos en exceso en las fábricas.

 
Copyright © 2012